Lo que ella aprendió de la amante de su esposo

Lo que ella aprendió de la Amate de su Esposo

Es muy común escuchar que las personas ven un amarre de amor como una posibilidad a reparar su matrimonio que sufre de una infidelidad, sin importar el lado que lo viva, ya sea hombre o mujer, se piensa que con el simple hecho de hacer un Amarre de Amor ello eliminará la infidelidad y esa persona que tanto amas regresará a ti. El problema llega cuando en realidad no se ha entendido con claridad lo que llevó a la relación al punto donde se cometiera la infidelidad, te cuento todo esto porque en esta ocasión quiero compartirte un caso muy particular que nos invita a generar un hermosa reflexión con respecto a la infidelidad y nuestra Energía.

Como lo he dicho antes, comparto este tipo de historias contigo porque a muchas personas les he ayudado dándole ejemplos similares a su problema, sé que no todos los casos son iguales y por ello trato cada caso de forma personal cuando alguien se acerca a mí, pero también sé que este tipo de historias de personas que ya vivieron algo similar puede ayudarte en tener claro el camino que tendremos que recorrer, logrando así calmar tu interior y seguir adelante con todo este proceso.

Para mí no hay nada mejor que un ejemplo claro de alguien que ya lo vivió y por ello te comparto esto el día de hoy.

Empecemos:

Hay relaciones que suele salir de ese enorme agujero que es una infidelidad, para luego retomar su relación de una forma sana y en equilibrio. Ese proceso llega a ser un camino largo que tiene que tener ingredientes claves para que la relación sane desde la parte más importante, la cual es: El Interior De Los Dos. Cuando vives una infidelidad no logras ver el proceso que vivirán los dos si es que desean regresar para formar de nuevo una relación de pareja. Ello lo entendió Araceli, una querida alumna que me dejó contarte su historia.

Araceli fue hace unos años una joven llena de sueños, de querer ser alguien en la vida, de hacer todo lo necesario por vivir bien y poder de alguna manera ayudar a sus padres. Con el pasar del tiempo le costó mucho enfrentar la idea de no poder seguir estudiando debido a los problemas económicos que se vivían en casa, con todo el dolor de su corazón tuvo que salirse de la escuela para ayudar con los gastos de su casa, al ser la mayor, parte de la responsabilidad de ella era ayudar a sus hermanos.

Había logrado entrar a trabajar a un lugar de ropa cerca de su casa, casi no tuvo que buscar un trabajo, lo encontró relativamente rápido y adaptarse a su nueva vida no le costó mucho trabajo. En aquel trabajo conoció a Ernesto, un muchacho que era parte del equipo de mantenimiento de la gente que arreglaba los desperfectos del lugar, en una charla amena ella decidió darle su teléfono para que un día salieran a bailar.

El tiempo dio espacio a una relación que poco a poco se fue haciendo más formal, había planes entre los dos de casarse, pero eran a un largo plazo, los dos en su momento pensaron que todo sería mejor si tuvieran un lugar donde llegar y no irse a rentar como muchos de los conocidos de los dos. Hicieron un esfuerzo y lograron comprar su casa, la boda se daría meses después de tener su casa, algo sencillo en la casa de la familia de Ernesto que tenía un jardín en la parte de atrás.

Ya casados pensaron en varias ocasiones tener hijos, pero algo dentro de ella le motivaba a querer terminar de estudiar, Ernesto sabía ello, por tal motivo una tarde justo antes de que terminara el verano le pidió que le acompañara a un lugar, sin saberlo ella aceptó y al llegar a lugar él se estacionó fuera de una escuela donde él había visto la carrera que ella deseaba estudiar, ese día Ernesto pagó la inscripción para que ella cumpliera su sueño.

El tiempo pasó y con muchos esfuerzos logró ella terminar, algo que le urgía, porque meses antes de terminar ya había conseguido un trabajo de medio tiempo en una empresa donde le habían ofrecido quedarse de planta cuando terminara los estudios.

Pasaron unos años donde los dos se salían de casa a las 7:30 AM, se acompañaban en el transporte público hasta donde más se podía para luego separarse y cada quien irse a su trabajo, Ernesto salía antes, por tal motivo llegaba a casa más temprano que Araceli, ya que ella no tenía hora de salida, sino hasta que se acababa el trabajo del día.

La relación comenzó a ser monótona, todos los días era lo mismo, salir temprano y verse al anochecer, Araceli me llegó a decir que el hacer el Amor era un acto más de cumplir como pareja qué porque en realidad tuviera ganas de hacerlo. Por momentos él le pedía que estuvieran más tiempo juntos, pero ella siempre le decía que lo compensarán con el fin de semana, momento donde los dos tenían un poco más de tiempo.

Llegó un momento que él no exigió más y por un momento Araceli pensó “Creo que ya entendió que podemos disfrutarnos en pareja los fines de semana”. Poco a poco noto acciones de él que no eran comunes, hacía cosas que antes no hacía y empezaba a pasar más tiempo sólo… “aparentemente”.

Araceli veía su relación estable, había abundancia económica y al parecer los dos se sentían realizados como pareja, ella podría haber apostado que su relación era fuerte como una roca, pero al parecer no era así.

Una mañana al ir los dos al trabajo, en el vagón del transporte público notar que él le hizo una seña a alguien dentro, como un saludo, no era anormal que vieran conocidos del trabajo dentro del transporte público porque era una de las vías más usadas por los trabajadores de ambos lugares de trabajo, pero lo que le pareció extraño fue que cuando ella le preguntó a quién había saludado él le dijera que a nadie, que sólo había hecho un gesto sin importancia. Ella volteó en repetidas ocasiones a donde él estaba mirando pero no pudo notar nada extraño. No tenía motivo alguno para él ponerse nervioso, pero lo había hecho, algo no estaba bien y ella no puso mucha atención a ello. Estaciones más adelante ella se despidió y cambió de dirección para irse a su trabajo.

Años atrás se había dicho que dejarían pasar 12 años antes de tener su primer hijo, era un tiempo que ellos habían considerado excelente para los dos y sentían que su situación económica sería mucho mejor para vivir en plenitud. Era verdad que ella siempre había sentido ganas de ser madre, pero dentro de su interior no quería que sus hijos vivieran no poder seguir estudiando por falta de dinero, por ello decidió esperar a estar mejor y tener más posibilidades de ayudarlos a que pudieran estudiar cuando fuera el momento. Coincidió ese fin de semana con los 12 años que se habían planteado y en el desayuno del sábado le dijo ella que ese día se cumplian aquellos 12 años de espera. Por mucho tiempo él comentó las ganas de tener un hijo, pero ese día actuó callado y no mostró emoción del suceso.

Araceli empezó a buscar un ginecólogo para coordinar todo para embarazarse, desde ese día empezó a ver todo lo relacionado con los bebés, se compró revistas, fue a ver cunas y buscaba en internet imágenes de cómo decorar la recámara del bebé. Tuvo su primer cita con el ginecólogo a la cual fueron los dos juntos y de regreso él actúo callado, no dijo mucho, decía que estaba emocionado pero no más, Araceli no lo sentía emocionado, sino como distraído.

Araceli programó la fecha que quería que naciera su hijo, quería cuidar todos los detalles, ella deseaba que nacieran antes de Navidad o casi en esas fechas, por tal motivo calculó con su ginecólogo todo ello. Tenía que esperar unas cuantas semanas para poderse embarazar cuando la relación tomó un giro inesperado.

Una noche entre semana al llegar a su casa notó que la luz estaba apagada, no era normal, normalmente a esa hora Ernesto estaba ya en casa, al entrar confirmó ello, no había llegado aún, había pasado pocas ocasiones ello, pero pensó que probablemente había pasado a comprar algo de regreso a casa. Al llamarlo por teléfono no le contesto y decidió dejarle un mensaje, sentía preocupación de que algo le hubiera pasado, pero minutos más tarde se quedó aliviada de verlo entrar por la puerta.

— Amor ¿Qué pasó, se te hizo tarde?
— Tú siempre llegas tarde y nadie te dice nada, sólo porque hoy no eres tú y soy yo ya es que me tuvo que pasar algo —. Le contestó molesto.
— No te enojes, sólo estaba preocupada, discúlpame, pensé que algo que había pasado.
— Si ello pensara yo en cada ocasión que llegas tarde imagínate cómo hubiera vivido todos estos años —. Dijo ello en un tono irónico.
— Pero no te enojes, sé que esto nunca pasa, por eso me preocupé.

Esa noche pareció molesto y ella decidió no decirle más, pero nunca le aclaró dónde había estado sólo le dijo que se había hecho tarde. Sólo había pasado dos días de aquella ocasión cuando él le mandó un mensaje para decirle que quería hablar con ella al llegar a casa.

Ese día pidió permiso para salir antes de su trabajo diciendo que tenía cita con su ginecólogo, al llegar a casa él estaba ahí. Araceli se desplomó por dentro cuando él le dijo: “Siento que algo no está bien entre los dos, quiero irme a vivir un tiempo a casa de mis papás para pensar las cosas”. Por más que le rogó que le dijera lo que pasaba él nunca le dijo nada más, sólo le comentó que quería un tiempo para pensar, le preguntó en repetidas ocasiones si existía otra mujer en su vida y le dijo que nadie le había llevado a decidir ello, que él se sentía confundido y que quería tiempo para pensar. Sin poner una fecha, sin decir cuánto tiempo, sin acordar cómo sería el regreso, al otro día Ernesto salió de su casa para irse a la casa de sus papás.

Araceli no creía que esto estuviera pasando, era algo completamente irreal para ella, no podía entender nada de todo esto. En esa búsqueda de encontrar una solución nos conocimos, visitó mi blog y leyó un artículo mío, ella empezó a tomar mi guía gratis como muy probablemente también tú lo hiciste. Pero a la mitad de estar leyendo mi guía gratis descubrió la causa por lo cual su pareja se había separado de ella.

Dos días después de conocernos por medio de mi guia gratis, decidió tener calma y en ese momento pensó en ir a buscar a su suegra para hablar con ella de Ernesto. Extrañamente en la charla su suegra por error comentó que Ernesto estaba confundido de con quién estar, lo que adelante trato de corregir, pero en ella nació la duda de que existiera otra persona entre los dos.

Hablamos de esto las dos y le comenté cómo podía darse cuenta de ello, lamentablemente fue verdad, Ernesto salía con una compañera de su trabajo, aparentemente no había nada formal, pero sí salían. Araceli se reportó enferma Jueves y Viernes a sus trabajo, no podía parar de llorar al confirmar la verdad en una llamada que le hizo a Ernesto, el cual dijo: “He llegado a salir con alguien, pero sólo para platicar… me siento confundido”.

Algo dentro de ella le decía que no era sólo a platicar, ella sabía que existía algo más, lo conocía muy bien y sabía cuando algo le ocultaba, Ernesto le estaba ocultando algo. Por más que le dijo ella que se vieran para platicar él sólo decía que le diera tiempo y nada más.

Él seguía asistiendo a su trabajo de forma normal y a ella le costaba mucho no romper en llanto cuando estaba en el de ella. Conocía su caso y sabía que no era un caso tan fácil, en algunas ocasiones ella me comentó de tomar mi curso de “Atraélo y Quédatelo”, pero sentía que teníamos que tener bien clara la situación de él para saber el proceso que tomaríamos si es que decidía vivir mi curso. Una tarde me dijo mi equipo de personas que trabajan conmigo que Aracelia había comprado el curso y que me había mandado un email comentando los nuevos hechos, que ya conocía su postura de Ernesto y que deseaba ver cómo podíamos enfocar el curso en su caso.

Como te dije antes, yo sabía que no era algo tan fácil, veníamos de una infidelidad casi anunciada y al parecer él no era totalmente sincero con ella, pero ya no podía decir que no, ella estaba dentro de mi curso.

Al leer su mensaje confirmé que Ernesto le había sido infiel meses atrás, ella había tenido contacto con una pareja amiga de los dos, que también trabajó con ella un tiempo y le comentó todos los detalles de Ernesto. Al parecer esta chica de su trabajo era nueva y lo habían visto salir en diferentes ocasiones con ella del brazo, era más joven y al parecer era madre soltera, tenía una niña. Varios compañeros los llegaron a ver cerca de la casa de esta chica, en horario donde Araceli aún estaba trabajando.

Araceli tuvo un arranque de enojo y trató de buscarlo para reclamarle, pero afortunadamente no pudo él contestarle, por tal motivo me mandó un email a mí y platicamos de lo que había pasado.

La calmé un poco y le hice ver que no ganaría nada reclamando, conocía el hecho, teníamos que hacer cambios, calmarnos y conocer la causa que había llevado a Ernesto a ello. Había un trabajo previo dentro del curso y sentía apto que teníamos que conocer las causas más CLARAS del porqué Ernesto había actuado así… pero ¿Cómo llegaríamos a esto sin que Araceli no le ganara el coraje y confrontara a Ernesto?… ahí venía el reto.

El apoyo tenía que venir de lo que estábamos viviendo en el curso… no tenía un control de sus emociones aún, pero sentía que todo los ejercicios que le había dado en el Módulo de Armonía le ayudarían y así fue. Ello nos dio mucho apoyo a bajar casi por completo su coraje, su tristeza, su frustración y sobre todo sus fuertes deseos de que él regresara a toda costa.

Todo estaba en juego, teníamos que encontrar la causa por la cual él decidió salir con esta mujer. Con el control de sus emociones y el trabajo previo que habíamos hecho juntas lo buscó sin pelear y sin confrontarlo, fue un acto suave y sutil, pero desafortunadamente no nos llevó a nada, él nunca sacó el tema de su relación con alguien, siempre dijo que necesitaba tiempo para valorar la relación.

Parecía que no habíamos avanzado, pero recuerda esto que te voy a decir: “Cuando trabajamos tus vibraciones, haces lo correcto y mantienes ese enfoque pareciera que el universo acomoda TODO para que tu problema se resuelva”. Esto no fue un milagro o un hechizo, esto fue PURA ATRACCIÓN trabajada por parte de Araceli y ello generó todo.

Te sorprenderá lo que pasó…

Araceli había estado trabajando conmigo en el curso en Atracción, no tanto de Ernesto, sino de mover todo para favorecer las situaciones en su vida y mover los obstáculos. Una compañera de Ernesto le buscó por medio de facebook para platicar con ella, tenía mucho que se hablaban, pero al parecer ella tenía interés de platicar con ella. La plática se centró en Ernesto y de la nada le comentó quién era la mujer con quien salía Ernesto, le pasó una foto de ella y la sorpresa que más se llevó Araceli es que esta mujer la llegaba a ver continuamente en el transporte público, esa mujer tomaba el mismo transporte que ella al ir al trabajo. Ahí entendió la ocasión cuando Ernesto le había negado que había saludado a alguien en el vagón, se acordó que le había visto ese mismo día, pero esa mujer se había volteado cuando ella trataba de ver a quién había saludado.

No podía entender las cosas por completo, pero trataba de hacer memoria, para luego entender que Ernesto llevaba ya un tiempo saliendo con ella. Tan sólo unos días después, en el vagón por la mañana la vio entrar, las puertas se cerraron del vagón y las dos se quedaron viendo:

“No te imaginas Marylú lo que sentí, era ella… la vi cómo se puso nerviosa y agachó la mirada, trato de irse al final de vagón y yo la seguí, nos paramos las dos cerca de la salida y en ese momento pensé que nunca tendría de nuevo esa oportunidad, así que le dije:

— ¿Te puedo pedir un favor?”
— Dime.. qué.. pasó —. nerviosa y tartamudeando me respondió.
— ¿Sabes quién soy verdad?
— No
— Lo sabes, yo sé quién eres y si no me respondes estoy dispuesta a irte a buscar a tu trabajo.
— No, eso no… sí sé quién eres—. Contestó con más miedo y tratando de hacerse para atrás, pero chocó con la pared del vagón.
— No creas que te quiero hacer algo, quiero que me respondas algo con la mayor sinceridad posible, te lo pido como mujeres, sé que tienes una niña y por ella te lo pido.
— ¿Qué quieres saber?
— Dime por favor si él te dijo que teníamos problemas o qué fue lo que te dijo para que aceptaras andar con él.
— Es que no fueron las cosas así, a pesar que pienses que así fueron, yo no soy la mala de la historia, yo vengo de una familia que está en contra de algo así, por ello me siento muy mal que esto se mal interpretara de esta forma —. Al parecer ella buscaba dar su explicación a las cosas desde su punto de vista.
— Bueno dime lo que pasó o como tú sientes que pasó, me ayudarías mucho a entender todo esto —. En ese momento sonó el timbre del vagón y se abrieron las puertas, esperé un momento pensando que saldría corriendo sin responderme, pero no fue así, se quedó a seguir platicando.
— No sé, un día por coincidencia salimos al mismo tiempo del trabajo y al salir llovía muy fuerte, él traía un paraguas y me ofreció cubrirme hasta llegar al camión, comentamos que nos habíamos visto algunas ocasiones ir en la misma ruta al trabajo y al bajar del camión transbordamos en la misma dirección, seguimos platicando y cuando nos dimos cuenta teníamos una buena plática, él se bajó y nos dijimos que luego nos veíamos. Coincidimos unas cuantas veces más de regreso y luego se nos hizo costumbre regresar juntos a casa. Te juro que en ese momento no teníamos nada, solo platicamos de cómo nos había ido en el día y lo que llegaría hacer a casa. El tiempo pasó y nos fuimos haciendo más y más amigos, me platicó donde trabajas y lo que haces, sabía casi siempre lo que comerían porque lo llegamos a platicar y un día de la nada me dijo que empezaba a sentir algo por mí. Pero siempre le dije que no era posible porque él era casado y no te voy a decir que no, yo también empecé a sentir algo por él, pero dentro de mí sabía que él no era mío, que te pertenecía. Yo te juro que lo único que hice fue escucharle, no hice más, me contaba lo que había hecho en su día y algunas veces le llegué a dar consejos, pero no hice más porque sabía que él estaba casado contigo.
— Si era una amistad entre los dos ¿Por qué nunca me lo dijo?
— Siempre me dijo que eras muy celosa y que siempre los celabas, no quería tener problemas contigo, por ello me dijo que era mejor que no dijera él nada de mí.
— ¿Tienen planes de vivir juntos?
— Él llegó a decirme, pero algo dentro de mí me dice que esto está mal porque ustedes aún son pareja y siento que él está haciendo esto más por no confrontar los problemas que tienen.
— ¿Problemas? Nosotros no teníamos problemas…
— Bueno, eso me dijo, que tú todo el tiempo trabajabas y que siempre que él te pedía más tiempo tú le decías que el fin de semana lo verían, cuando él llegaba a casa se sentía solo el resto de la tarde y se llegaba a sentir desatendido. Él me dijo que su problema era la monotonía.

En ese momento Marylú me di cuenta que ella tenía razón, la relación había tenido problemas y yo nunca los vi, yo vivía mi vida de pareja de forma individual, deduciendo lo que él sentía y pensaba, nunca escuchando lo que en realidad él sentía. Siempre pensé que él tenía que entender todo lo que hacíamos porque era por estar mejor los dos, pero en realidad no era así, era por mí y no por él.

Ella no dijo mucho más, llegó un momento que nos quedamos calladas y de la nada me dijo «Creo que en la siguiente estación bajas ¿No?». Era verdad, ella sabía perfectamente todo de mí, en ese momento pensé: “Si ella sabe todo de mí y yo nada de ella, cuánto tiene que saber de Ernesto que yo no sepa”.

En la noche traté de buscar a Ernesto para ESCUCHARLE lo que sentía, simplemente lo busqué con esa intención, no le dije que había hablado con ella y pienso que ella tampoco le dijo que hablamos, me sorprendió que él cambiara tanto cuando me enfoqué en saber lo que él sentía.

Habían pasado muchos días de que nuestras charlas no duraban casi nada, simplemente me pedía tiempo y casi me forzaba a que colgara, ese día fue diferente, hablamos más tiempo y me enfoqué en escucharle.

Ella me había dicho el problema en mi relación y tenía que aprovecharlo”.

Araceli comenzó a bajar ese rechazo por parte de él con ayuda de sus vibraciones, poco a poco y de una forma muy pacífica esa otra mujer se alejó de Ernesto, es más dejó de ir a trabajar y se alejó de la vida de los dos.

Hubo un cambio contundente en su interior de Araceli, el cual fue entender todas las deficiencias que tenía como pareja. En pasados artículos he hablado que una infidelidad se da por una necesidad de alguna de las dos partes y este es un claro ejemplo que nos deja la historia de Araceli. Ella no culpó a la amante de su esposo, es más ella aprendió de ella el cambio que tenía que hacer en la relación y logró el regreso de Ernesto.

Hoy Araceli planea junto con Ernesto la llegada de su bebé, como pareja… hoy lo escucha y toma opinión de lo que él siente, aprendió que no puedes deducir lo que siente tu pareja, si no tienes que preguntarle.

Los dos cambiaron de trabajos y hoy buscan poner un negocio juntos para poder compartir más tiempo como pareja. Viven una nueva etapa en su relación y Araceli agradece profundamente al Universo que le pusiera la respuesta frente a ella de lo que tenía que hacer para que su esposo regresara y te dejo aquí un pensamiento de ella de la forma como lo cual me lo expresó:

“Yo pensé que la atracción se daría por medio de que Ernesto viniera, pero no fue así, realmente el Universo y mi Energía sabían que tenía que hacer cambios en mi forma de ser para que él quisiera volver acercarse a mí, sino hubiera hecho ese cambio en mí Ernesto hubiera hecho relación con su amante y nunca se hubiera dado la atracción. Confío hoy a ojos cerrados que lo que llamo con mis vibraciones con seguridad llegará a mí, ello buscará el camino y tarde o temprano vendrá”.

Conclusión y reflexión:

En este momento entenderás que muchas veces la atracción no se da de forma directa, en ocasiones se da de una forma indirecta y ello nos lleva a lo queremos lograr atraer, en este caso el regreso de esa persona que deseas que venga a ti. Muy importante fue el cambio que generó Araceli y lo que trabajamos juntas para que esto se diera, sin ese trabajo que hicimos las dos NUNCA hubiera podido tener frente a ella a la Amante de su marido y poder platicar con ella.

Piensa por un momento si cuando la hubiera visto se hubiera peleado con ella, nunca le hubiera dicho la carencia que él tenía, pero para que ello pasara tuvimos que lograr dominar el Primer Módulo que tanto he hablado antes en otros artículos, el cual es Armonía.

Sé que tu caso puede ser muy diferente, pero quédate con lo que hoy te muestro en esta historia de Araceli, porque seguramente si sigues estos pasos para lograr tu objetivo te servirá mucho tener presente el cómo Araceli logró que su esposo regresara.

Que no se te olvide…

Te mando besos,

Marylú Flores

P.D Si aún no empiezas y deseas hacerlo, te recomiendo iniciar por donde lo hizo Araceli: Haz Clic Aquí para empezar con esto como lo hizo Araceli.

no-olvides-dejar-tu-comentario

Share Button

23 comentarios en “Lo que ella aprendió de la amante de su esposo

  1. Querida maestra solo me queda decir WOWWWWW!!! qué gusto me da por ara, dígale por favor que la felicito mucho, las que ya vivimos tenerla como maestra sabemos que es toda una bella experiencia, fue complicado pero lo lograron, cada caso es muy diferente, pero se cumple lo que nos has mostrado, te quiero muchísimo querida maestra, eres el un angel aquí en la tierra, gracias por siempre

  2. Algo demasiado parecido a mi caso, cuando se fue me dijo que era demasiado perfecta y que no quería acerme sufrir un mes después me enteré que salía con otra, sigo trabajando en mi, gracias Marlu por compartir

    1. Lo mismo me dijeron a mi, aparte que yo era demasiada mujer para el, y encontró ya una a su medida pues quiere casarse ya con ella😔

  3. holaaaa q hago si mi ser amado siento q cada dia se sleja de mi. pero la verdad no se q he hecho yo para q el este distante y frio conmigo, yo nunca le reprocho nada, y siempre soy cariñosa con el
    ayudeme
    marilu
    att. petty

    1. Pregúntale directamente preciosa, hablen de lo que está lastimando la relación querida, desde ese conocimiento será necesario hacer cambios. Te mando besos!

  4. Creo que esta historia es poco común, en la mayoria de los casos donde hay infidelidad no se da que la esposa hable con la amante, suerte que tubo Araceli al poder salir de sus dudas cuando habló con la otra chica.
    En una relación de paraje una debe mirar más allá de lo que ven sus ojos y saber que el hombre también tiene algo que decir, escucharlo y tratar de entender desde su punto de vista cualquier situación. Sucede que cuando comienza a fallar la comunicación detras siempre habrá un por qué y es ahí donde una como mujer debe estar atenta a las señales…recordar que la comunicación no verbal, en ocaciones, dice mucho más que mil palabras.

    1. Por eso quise compartirla con ustedes cariño, es poco común, pero ahí involucró el trabajo de ella para que todo se diera, ella se dedicó a vibrar que todo fluyera en su vida, por eso es muy importante ver si punto de vista preciosa Helena, te mando besos!

  5. Hoola Marylu….buen día….gracias por la reflexión…yo fui tú alumno….gracias por todo…siempre te agradeceré….que la energia universal te cuide….gracias…

  6. Dios te bendiga ..me encanta leer tus historias son muy bonitas y sobre todo muy honestas porque poca gente es humilde y habla con la verdad..y usted marylu me deja sin palabras.gracias espero seguir lellendo sus historias porqu de estas istorias se aprende micho..

  7. Eres mi luz Marylú mi vida no sería la misma sin ti, quiero mandarte mi historia, es muy similar a la de Araceli, espero que la puedas compartir con todas, gracias por existir

  8. hola Marilú es la primera vez que entro a su blog no se si por casualidad, estoy en un proceso de separación en un caso similar al de Araceli, le confieso que yo si he usado velas preparadas para que el regrese, y ahora entiendo por que dice uno porque no funcionan, LA VIBRACION, me interesa su curso. me gustaría platicar con usted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *