Cuando aún en Pareja no encuentras el Amor

Cuando aún en pareja noe encuentras el Amor

Hace un tiempo tuve la hermosa oportunidad de tener contacto con Claudia, una persona con todas las ganas en la vida por darlo todo, con la intención de ser mejor y muy apegada a sus creencias, siempre en búsqueda de algo estable y de tener un buen ambiente donde crecieran sus hijos. Por razones personales en su interior se pone a valorar si lo que ha vivido hasta este momento es Amor o no… no te cuento más, me interesa que conozcas lo que ella nos platica.

“No sé si me responderás tú o alguien más Marylú, he tenido muchas referencias buenas de ti y me transmitiste una confianza enorme al leerte, por tal motivo deseo con todas las ganas del mundo que leas este mensaje, espero que me puedas dar tu punto de vista porque en este momento no sé qué pensar.

Soy una mujer que siempre ha buscado vivir bien, no soy rica, pero sí muy trabajadora, siempre he apoyado a mi esposo y nunca he descuidado mis responsabilidades de madre y esposa. Tengo 34 años de casada con mi esposo, te podría decir que nuestra relación no fue de altibajos, pero alguna que otra ocasión tuvimos desacuerdos y la que terminaba cediendo era yo, nos casamos casi 3 años después de que los dos terminamos nuestras carreras, él era mi compañero en la Universidad. Antes de terminar la escuela, mi esposo se me declaró, diciéndome que siempre le había atraído y que quería intentar que nuestra relación de amigos se hiciera de novios, he de confesarte que nunca lo vi como alguien que pudiera ser mi pareja, siempre lo vi como un amigo, lo cual se lo hice saber y él hizo todo lo posible por agradarme.

No tuve muchos novios, mi esposo fue el tercer novio que tuve y yo creo que me animé de a decirle que sí porque mi familia lo aceptaba muy bien, mi papá siempre dijo que era un chico estudioso y que muy fácil conseguiría un buen trabajo, creo que ello fue parte fundamental en mí para aceptarlo como mi novio. Estuvimos de novios casi 5 años, nos veíamos poco porque consiguió trabajo dónde había hecho su servicio social, casi siempre los fines de semana era cuando nos veíamos. Un día comentó que estaba fastidiado de no poderme ver más tiempo por su trabajo, es cuando decidimos casarnos para podernos ver entre semana. Esto fue una decisión que tomé más por verlo un poco más que porque en realidad yo me sintiera enamorada de él, recuerdo que alguna vez le dije a mi mamá que no sentía el Amor con mi esposo como salía en las películas o en la TV, mi mamá sólo me dijo que el Amor se daría con el pasar del tiempo juntos, por lo mismo vi como buena idea vernos más, pensaba que probablemente era lo que me pasaba con él.

Dudé todo el tiempo de casarme, casi 1 año me pasé en dudas y te juro Marylú que estuve a punto de decir que no me casaba cuando escuché un comentario en la radio que decía: “¿Quieres ver cómo será tu esposo o esposa de grande?… ve a tus suegros”. Yo conocía a sus papás perfectamente, vivían en una casa bonita pero obscura, siempre de noche el señor no quería prender las luces de la casa porque decía que se gastaba la luz sin sentido, sólo se prendía la luz del cuarto donde estábamos, algo que era totalmente contrario a mi hogar, el señor era muy medido con los gastos y limitaba a mi suegra todo el tiempo, ella le tenía que hacer las cuentas de lo que gastaba en la comida y la casa, un mal carácter del señor que a mí hasta miedo me daba. Yo no quería una vida como la de mi suegra, sentía que la trataba como una persona del servicio, en su momento yo se lo comenté a mi esposo y no me respondió nada, sólo se rió y dijo: “en la radio dicen cosas sin sentido… ¿Cómo voy a hacer igual que mi padre?… mi papá no estudió ni la secundaria, eso hace la diferencia”… y yo le creí.

A pesar que no era tan joven, mi mamá sentía que había sido un error casarme porque tenía una vida por delante soltera, algo ella presentía pero sólo me decía: “si es lo que tú quieres, yo te apoyo.” Me caso y apenas a dos meses de estar juntos me volvía a sentir sola, a pesar de que lo veía por las noches, me sentía sola Marylú, como descuidada por él. Me ayudó una amiga a conseguir trabajo, era de medio tiempo y relativamente era cerca de donde vivíamos, podía hacer mis labores de esposa y luego ir un rato a trabajar, algo que no le gustó mucho a mi esposo, pero con el pasar del tiempo lo aceptó.

Empezó a insistir que tuviéramos un hijo, yo sabía que si lo aceptaba no podría volver a trabajar por el tiempo que me llevaría criarlo, sin decirle nada me cuidaba, así pasamos más de 6 años sin tener bebés, yo tuve oportunidad de pagarle a alguien que cuidara de la casa y los quehaceres para poderme ir más tiempo al trabajo, trataba de no descuidarlo, pero siempre había un reproche de que no le dedicaba más tiempo a él porque tenía un trabajo.

Su presión me hizo tener a mi primer hija, sin duda una bendición para mí, por un momento pensé que él estaría más tranquilo con mi hija, pero comenzó a pedirme que no la descuidara y que no la dejara con nadie, hasta que me salí de trabajar, adelante tuve 3 hijos más, los cuales adoro también, mis actividades como madre empezaron a aumentar y creo que mi atención sólo se centraba en ellos.

Pasaron los años y mis hijos crecieron, yo sólo me sentía afortunada de mi familia por ellos, llegué a sentir por mucho tiempo la necesidad de reconocimiento por parte de mi esposo, ya que yo daba todo para ser madre y esposa, pero siempre él me trató como que era lo mínimo que podía hacer.

Mis hijos crecieron y yo siempre tuve esta sensación en mi interior, de sentir que algo me hacía falta, de no sentirme enamorada, de sentirme con ganas de amar a alguien en verdad. Por más que he tratado de sentir esto por mi esposo no lo he podido sentir, hace unos años, al terminar de hacer el Amor le dije que sentía que nos hacía falta algo más por vivir, él pensó que hablaba en el plano sexual y se súper ofendió, pensó que yo quería estar con alguien más en la cama, le traté de aclarar esto pero no pude lograrlo, hasta la fecha me echa en cara que yo quiero algo más en la cama, que no sabe de dónde saqué esas ideas.

Cuando mi hijo el más chico entró a trabajar me propuse retomar el trabajo, volverme a ir a trabajar y sentirme útil, como podrás imaginar, mi esposo pegó el grito en el cielo y se molestó mucho por esto, me metí en la cabeza no hacerle caso a sus comentarios y lo haría a toda costa, yo quería sentirme realizada de nuevo. Con una amiguita que tengo desde hace muchos años pusimos un negocio, al principio no nos iba de lo mejor, pero salían los gastos y un poco más, por razones personales ella me vendió su parte del negocio y yo he seguido en esto, me gusta mucho lo que hago y me siento realizada como persona en lo laboral.

Empezó a crecer mi negocio y ocupaba de una persona que me ayudara en lo administrativo, por tal motivo le pedí apoyo a mi hija, la cual encajó de forma perfecta, justo en ese momento ella empezó a mejorar muchas cosas que yo tenía mal, yo quería hacer todo y no quería tener más empleados, ella hizo varias modificaciones al negocio y cuando nos dimos cuenta éramos un negocio familiar en forma. Yo he notado que a mi esposo le molesta que a mí me vaya bien, le molesta que tenga éxito y que mi relación con mi hija crezca.

Te conté todo esto Marylú para que veas todo el panorama, sé que es muy largo mi mensaje, pero te juro que es importante que comprendas lo que he vivido.

Hace ya un tiempo mi hija contrató a un señor que cuidara y administrara la bodega, él se llama Francisco, cuando lo conocí me llamó mucho la atención que es muy cordial y mucho muy atento, en uno de los cumpleaños de mis empleados tuve la oportunidad de platicar con él, poco a poco empecé a darme cuenta que era una persona muy positiva y con muchas ganas de dar lo mejor de él. Te quiero ser sincera, modifiqué mis responsabilidades para tratar de tener más contacto con él, me sentía muy agusto con su trato.

Con el paso del tiempo empezó a hacerme cumplidos, siempre con respeto, cumplidos como: “Señora, con todo respeto, qué lindo se le ve ese vestido a usted, va con su personalidad”. Cosas de ese tipo Marylú, empezamos a comer en la bodega juntos, yo comía sola o con la gente de ventas, pero empecé a comer con él y su plática me empezó a ser muy amena, disfrutaba mucho platicar con él.

No sé en qué momento pasó Marylú pero me empecé a arreglar para él, me ponía la ropa con la cual él me decía que me veía mejor, veía en la TV los programas que a él le gustaba ver para luego comentarlos en la comida.

Hace un par de semanas me dejó una carta en mi auto cuando me lo entregó después de lavarlo, donde decía que él sentía más que un amistad conmigo, que sabía que era casada, pero que él esperaría el tiempo que fuera necesario para hacer algo juntos, si es que yo quería. Su carta me dejó fría, es más él me decía en su carta que sabía que corría el riesgo de perder su trabajo, pero que estaría dispuesto a perderlo con tal de decirme lo que siente por mí.

Fue en mi cabeza una bomba Marylú, porque la verdad es que yo sentía una fuerte atracción por él también, pero también me sentía muy culpable por mi marido. Lo más irónico Marylú es que cuando me dice Francisco esto volteo atrás y me doy cuenta que mi marido se ha convertido en mi suegro, hace lo mismo que mi suegro y tiene una actitud igual a él, algo que nunca quise en mi vida.

Aquí es donde llega mi duda Marylú, yo empecé a leerte por una amiga que me recomendó contigo, ella compró tu curso y me comentó de tus libros también, en una charla me leyó una parte donde dices “Venimos a este mundo a ser felices” y eso fue lo que me trajo a ti para preguntarte Marylú.

Yo puedo pensar que atraje a Francisco porque hacía tiempo que con mi amiga platicamos esto de pedirle al Universo y sin comprender muy bien lo de las vibraciones yo siento que lo hacía, ahora llega Francisco a mi vida, pero me siento culpable por mi esposo, porque siento que por algo yo me casé con él. La semana pasada tocamos el punto de la relación y él dice que no siente que algo le falte a nuestra vida de pareja, que él se siente bien así y que siente que así es como se vive en pareja, de hecho puso de ejemplo a sus padres, yo puse los míos de ejemplo pero cuando lo hice me dijo que él no es como mi padre y que nunca le pida ello. Esto generó en mí un poco de rechazo Marylú, y preguntarme ¿Cómo puede sentir que no le falta nada a la relación si tiene tanto tiempo que sólo dormimos juntos?

Marylú ¿Cómo hago para alejar a mi esposo de mi vida para poder hacer una vida con Francisco?

Lo que busco es que mi esposo no se sienta mal por todos estos años, que me deje libre para que yo pueda vivir una relación con Francisco, te juro que mi esposo no me hace sentir como Francisco, pero no quiero lastimarlo. ¿Qué puedo hacer?

Recurro a ti porque mi amiga habla Maravillas de ti y de todo lo que ha cambiado su vida después de conocerte y tomar tu curso, quiero hacer ese cambio en mi vida, incluso si no hiciera una relación con Francisco, ya no quiero vivir de esa forma con mi esposo. Es verdad que hace un tiempo sentía culpa por sentir esto por Francisco, pero después de platicar con mi esposo lo de las carencias de la relación y sentir que a él no le importa ya no siento culpa, pero aún siento que quiero que las cosas queden bien entre los dos y no nos hagamos daño.

Quedo a la espera de tu amable respuesta.”

Clau vivió con su esposo por 34 años, pasó gran parte de su vida esperando a ser feliz y limitándose a vivir lo que ella deseaba vivir, con una persona que le criticaba, por momentos la maltrató verbalmente y muchas veces la hizo menos. Con tantas ganas de sentirse feliz, de sentirse Amada, de tener una verdadera ilusión en la vida… eso fue lo que la impulsó a hacer cambios y no permitir que su esposo le arruinara sus sueños.

Incluso, antes de separarse de él (como puedes  ver) tenía la intención de no lastimarlo, quería que él no sufriera, porque ella sentía que lo mejor era que quedaran las cosas bien entre los dos. Clau se separó de su esposo, su esposo más de una vez le dijo: “es que tú sí eres para mí el Amor de mi vida”, pero aquí es donde me preguntaría yo, si en verdad para él Clau es el Amor de su vida ¿Por qué la trataba tan mal?

Muchas personas no saben Amara y confunden la dependencia con el Amor, Clau aprendió la diferencia y ella encontró lo que para ella era el verdadero Amor.

Uno de los últimos mensajes de Clau:

“Querida Marylú, tenía tantas ganas de escribirte, han sido cambios enormes en mi vida, mis hijos se han acercado mucho a mí y todos están de acuerdo con que yo busque mi propia felicidad, fue extraño, pero analizando un poco me di cuenta que varias de tus alumnas han tomado tu curso por querer atraer a una persona, y yo lo hice con la intención de sanar y encontrarme, algo que ha sido un proceso hermoso para mí.

Salgo con Francisco, es una persona con muchos valores que me encantan y me hace sentirme toda una mujer apreciada, no quiero apresurar las cosas porque aún siento muy cercano lo que pasó con el papá de mis hijos, me quiero dar un tiempo y vivir más lo que hoy aprendí contigo. No te he de mentir Marylú, siento cosas muy bonitas por Francisco, tiene una forma de ser muy especial y sabe decirme las cosas que quiero escuchar, pero quiero ir lento con él, no quiero que me vuelva a pasar lo que pasó con el papá de mis hijos, si es él la persona indicada todo se acomodará para que las cosas se den, sino llegará la persona indicada.

No podría sentirme más agusto con mi vida porque hoy entiendo por completo la frase que me trajo a ti preciosa Marylú: “Venimos a este mundo a ser felices”… yo tenía el error en mi mente de pensar que la felicidad tendría que llegar por esta en pareja y era un error, la felicidad nace desde nosotras, sé que existe en mi vida Francisco, pero no es él quien me da la felicidad, sino es mi plenitud la que genera que yo sea feliz.

Gracias Marylú, como me gustaría que esto lo pudieran entender toda la gente que te leé, para que no cometan los mismos errores que yo cometí por todos estos años, espero algún día puedas contar lo que yo viví como lo haz hecho con otras personas.”

Ese día es hoy, hoy Clau te deja un consejo súper valioso y espero que lo valores.

Te mando besos,

Marylú Flores

Share Button

3 comentarios en “Cuando aún en Pareja no encuentras el Amor

  1. hermoso querida marilu…hermoso…se acopla perfecto, en este caso siento que yo fui quien confundio amor con dependencia y no quiero mas de eso en mi vida querida maestra…reciba un fuerte abrazo y mis mejores vibras siempre…

  2. Hermoso profesora..hace ya casi un año q lleve tu curso y siempre espero tus msj..han pasado tantas cosas bnas..para mí con gran esfuerzo. Cuando estoy Dudosa leo de nuevo..se te aprecia mucho..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *