Reflexión: El Regreso A Casa

Reflexión El Regreso a Casa

Sentía mucho sueño, no podía sentir nada, sólo escuchaba un sonido agudo que al parecer marcaba su pulso cardiaco, de un momento a otro logró sentir como la obscuridad en su mirada se volvía una luz al final del camino, en aquel túnel podía ver imágenes pasar, algo le decía que tenía que caminar directo a esa luz, pero su mirada no podía dejar de ver esas imágenes pasar, pequeños momentos de su vida que por algún motivo casi tenía olvidados.

Una de esas imágenes le hizo voltear a ver con detenimiento.

— Mamá, tengo miedo de ir a la escuela.
— No tengas miedo, te aseguro que no te dejaría aquí por nada en el mundo, yo estaré aquí cuando salgas, ten la seguridad que así será, yo llegaré desde antes y cuando salgas aquí me verás.

Recordó que eso le dio tranquilidad a su corazón y ese día fue toda experiencia ir por primera vez a la escuela. Imágenes, momentos y recuerdos, ese pasillo obscuro tenía tantas partes de su vida que por un momento pudo imaginarse lo que vendría.

A cada momento más y más se acercaba a esa luz, unos pasos antes pudo darse cuenta que esa luz era una puerta, la cual estaba abierta, a un paso de entrar pudo ver que todo era blanco, el piso, el cielo y al parece el lugar era tan grande que no se podían ver las paredes. Algo en su interior le hizo dar ese último paso y entrar en ese espacio, a pesar de venir de un lugar obscuro y entrar a un lugar iluminado su mirada no sintió que la luz le lastimara, al contrario sintió una iluminación que le llenó de emoción su interior.

Caminó unos cuantos pasos más y no podía ver nada, sólo ese profundo blanco que cubría todo, cuando regresó la mirada para querer ver la puerta por la cual había entrado se dio cuenta que ya no estaba, y la pregunta esperada se formó en su interior «¿Y ahora?».

Trató de mirar más allá, a todos los puntos posibles de aquel lugar y de la nada pudo ver una luz que le hizo pensar que sería otra puerta, empezó a caminar para ese punto de luz, era una distancia considerable, pero no tenía prisa de llegar, vio que esa luz se hacía más grande y estando a unos metros de llegar le pudo ver forma, era una persona, estaba de espaldas, le podía ver una túnica blanca, al parecer su piel irradiaba luz, pero a unos cuantos pasos de llegar dejó de hacerlo, ahora sólo se veía una piel un tanto blanca, limpia y con un poco de tonos en rosa que le hacían ver joven.

— Disculpe…
— Hola, me da gusto volverte a ver.
— ¿Nos conocemos?
— Claro, sólo que en este momento no lo recuerdas, es normal, no te preocupes, es parte del regreso.
— ¿Regreso?
— Así es, no trates de forzarte y entender qué pasa, en un momento más todo vendrá a tu mente, me recordarás y reconocerás el lugar dónde estás —. Justo esa era la pregunta que le pensaba hacer a continuación, pero ya no fue necesario— ¿Qué te pareció la experiencia?
— ¿Cuál?
— Tener vida de humano.
— ¡Oh! ya entiendo, he muerto.
— Nosotros lo vemos como una etapa, una experiencia, un lugar donde uno tiene que aprender algo…
— Pues todos estos años siento que no todo fue bueno, no diré que no, algunas cosas fueron hermosas, pero algunas otras no.
— Entiendo, adelante sabrás el porqué.
— ¿Me explicarán todo lo que viví y no me gustó?
— No, de hecho nadie te lo explica, tú lo comprenderás, así como vendrán los recuerdos de este lugar, vendrá esa explicación a tu interior.
— Es que no entiendo nada…
— Ten calma, lo entenderás, dale tiempo.

Sin darse cuenta notó que estaban caminando, aún no sabía a dónde iban, pero ya caminaban. En un momento y de la nada, en su interior se formó un recuerdo, recordó su rostro de esa persona que le decía «No te preocupes, nos veremos cuando regreses, aquí yo estaré… sé feliz»… pero no recordaba nada más.

— Justo en este momento me acabo de acordar, me dijiste que me verías a mi regreso…
— Ya ves, te dije, poco a poco sabrás dónde estás y porqué estás aquí, de hecho ya vamos a llegar.

Volteó al frente y no pudo ver nada, vio al horizonte y no podía ver nada, entonces algo le dijo que viera para arriba, se quedó un momento viendo el cielo y caminando, cuando bajó la mirada vio aquel lugar.

La impresión recorrió su cuerpo, era un lugar hermoso, lleno de vegetación y con una paz hermosa, un lugar de cuento, no lo podía creer, al fondo podía ver un gran mar con agua cristalina y un enorme playa que le hacía sentir un clima agradable.

— ¿Estoy en el cielo?
— No quieras tratar de entenderlo, sólo velo, disfruta de lo que ves, aprecia lo que hay aquí y poco a poco llegará a tu interior toda la información que quieres saber.
— Esto es hermoso, sin duda será el cielo.
— No le pongas nombre aún, date el tiempo de disfrutarlo, de esa forma recordarás todo lo que has vivido en este espacio, viviste aquí mucho tiempo, dale tiempo a recordarlo.

Mientras veía todo y seguían caminando pudo ver que ella empezaba a irradiar luz de nuevo, no le dio miedo, pero pudo notarlo, se le quedó viendo y en ese momento le explico.

— No te asustes, para que tú me pudieras ver y no entraras en pánico tuve que tomar esta forma humana, pero en realidad yo soy Energía al igual que tú en este momento, tomamos esta forma para poder recibir a todos y no sea fuerte el proceso, para que poco a poco vayan recordando, en este espacio ya no puedo mantenerme en esta forma humana, sino sólo de Energía. No te asustes, pero tú te ves sólo como luz.— Bajó la mirada y no pudo ver su cuerpo sólo una silueta de Energía, sus manos y sus piernas eran formadas por una silueta de Energía.
— Entonces mi cuerpo se quedó allá.
— Así es, sólo pasa tu Energía, poco a poco comprenderás lo que pasa en realidad.

A  lo lejos pudo ver una Energía acercarse, igual con una túnica blanca, se podía ver la silueta, pero no podía ver su cara, todo era Energía.

— Llegas justo a tiempo. — Le dijo aquella Energía.
— Bueno, en un momento más te veo, creo que les tengo que dejar a solas.— fue lo que dijo aquella persona que le había acompañado en ese momento, caminó un poco en la misma dirección que venían, pudo ver que ya su forma humana era menos y casi era totalmente Energía.
— Gracias.— Le dijo por acompañarle.

En ese momento en su interior todo entró en paz, al parecer su interior sabía que ya estaba en casa. De un momento a otro se rompió el silencio con una pregunta.

— ¿Qué te pareció lo que viviste?
— Te refieres a la vida en la tierra.
— Sí, si así quieres llamarlo… sí!
— Pues no sé, no te voy a decir que no tuve experiencias hermosas, pero hay cosas que viví que hubiera preferido evitar.
— ¿Cómo cuáles?
— No sé, por ejemplo el desamor, siento que no era necesario vivir algo así, siento que fue algo que me dolió mucho y parecía que no tenía suerte en el Amor.
— Recuerda que bajas con el libre albedrío, tú puedes decidir lo que quieres, no existe mala o buena suerte en el Amor, simplemente es algo que tú decides.
— Pero parecía el del Destino estaba en mi contra.
— Puedo ver que aún no llega el recuerdo a tu interior, por ello hablas del Destino, pero te ayudaré a que empieces a recordar. — Le dijo aquella Energía con una voz calmada y con mucha seguridad — El Destino como tal no existe, es algo que te dicen allá abajo para dar una explicación a lo que pasa y es una coincidencia, se ha arraigado mucho a lo largo de la historia, pero es sólo una CREENCIA, en realidad tú decides lo que vives y lo que dejas de vivir.
— ¿Quieres decir que yo decidí que me fuera mal en el Amor?
— No tanto así, lo que pasa es que seguramente empezaste a Amar sin conocer en verdad lo que era el Amor, por ello tu confusión, esto lo sabrás cuando recuerdes este lugar, lo que haces aquí y a que bajaste, dale tiempo, ya no tarda tu interior en recordarlo.
— ¿Quieres decir que cuando bajamos nos borran la memoria?
— Se podría decir que sí, pero más bien tu bajas a lo que tú llamas tierra a vivir una experiencia, la cual no la vivirías con tal magnitud si recordaras todo lo que has vivido aquí.
—¿Qué experiencia?
— Así es, de hecho quien decidió bajar y tomar esa vida fuiste tú, sólo que en este momento no lo recuerdas, no desesperes, ya no tardas en recordarlo.
— ¿Quieres decir que tenía que vivir una experiencia? Me lo hubieran dicho antes entonces o me hubieran mandado una señal.— Lo dijo con un tono de molestia.
— Claro que se te dijo, de hecho hace un momento lo recordaste… ¿Qué te dijo ella antes de bajar a la tierra?

En ese momento recordó esa imagen que minutos antes había venido a su interior de aquella persona que le había acompañado… «No te preocupes, nos veremos cuando regreses, aquí yo estaré… sé feliz.»

—…Se Feliz.
— Es correcto, ella te lo dijo cuando ibas a bajar y muchas personas te lo dijeron allá abajo, pero probablemente no pusiste atención en ello.
— ¿Pero cómo uno puede ser feliz con todo lo que vives en la tierra?
— Precisamente por ello, para que tú valores la felicidad tuviste que en su momento no tenerla, ese contraste de vivencias es lo que te hace valorarla, aprender de ella y siempre buscarla.
— Pero no recuerdas… te digo que me fue mal en el Amor ¿Cómo quieres que sea feliz si tenía tantos problemas en el Amor?
— Estás confundiendo dos cosas, el Amor es uno y la Felicidad es otra, si esperabas que la felicidad viniera a ti por tener alguien a tu lado estabas en un error, lo comprenderás cuando el recuerdo llegue a tu interior, estoy seguro que estás a nada de recordar todo, el porqué estás aquí, qué es aquí y quién soy yo.
— Aún no lo recuerdo.
— No desesperes, ya no tardas.
— Entonces fue un error pensar que una pareja me daría la felicidad.
— Exacto, allá abajo lo confunden porque el Amor y la Felicidad se alojan en la misma parte en tu Energía, además de que las culturas lo han hecho pensar así.
— Pues siento que me equivoqué, no viví como tenía que ser y todos estos años que pasé sin saberlo.
— No te angusties, allá en la tierra pasaron años, aquí sólo pasaron minutos, no pasa nada, nos pasa a todos, aquí nadie te presiona por bajar a la tierra, uno lo hace por gusto y por sentir ese contraste de vivencias. De hecho muchas Energías aquí ya te esperan, las verás en un rato, sólo que primero tienes que resolver tus dudas conmigo, para cuando vuelvas a bajar puedas tener claro lo que tienes que hacer.
— Yo le echaba la culpa al destino de mis problemas de Amor, de mis problemas en la vida, de no ser feliz… UFF!
— La mayoría lo hace, no eres la única persona, hay personas que lo entienden a tiempo y disfrutan el vivir allá abajo y cuando llegan aquí puedes notar su sonrisa de todo lo que vivieron. — En su voz podías notar que esa Energía podía sentir felicidad de ver a las demás Energías subir felices de lo que vivieron en la tierra.
— ESPERA!!!… ESPERA!!!… ya empiezo a recordar, aquel es el lago de la vida, ese jardín de allá es donde se puede ver el mejor atardecer, aquellos árboles son los de las frutas más ricas que he probado, lo empiezo a recordar.— La Energía con la que platicaba se empezó a reír y se acercó a abrazarle.
— Te dije, ya empezaste a reconocer todo, me da mucho gusto tu regreso.
— Te recuerdo a ti y a ella, es verdad lo que decías, ya quiero ver a todos.
— Todos te esperan.
— ¿Puedo estar un tiempo aquí y luego bajar de nuevo?
— Claro… las veces que quieras.

Reflexión escrita por Marylú Flores ©

22 comentarios en “Reflexión: El Regreso A Casa

  1. Gracias marylu esto es un buen regalo que me ayas obsequiado gracias por acordarte y hacerme entender lo que es felicicidad y lo que es amor tengo que seguir aprendiendo leendo me agrada mucho muchas gracias tengo que aplicarlo en mi lo nesecitoque dios la siga bendiciendo

  2. Gracias por estos mensajes de luz. Nos cuesta tanto entender eso sobre todo cuando estamos en este proceso de cambio, estoy haciendo tu curso y siento que todos los días avanzo y recupero esa fuerza más rápido que antes pero aún así me falta hay días mejores que otros y quiero llegar al punto donde ya sea capaz de decidir qué vivo y que no sin dejarme influir por el medio creo que es el punto al que todos queremos llegar, aprender a soltar y vivir con esas vibraciones de amor todo el tiempo. Hoy es de esos días que flaqueo pero hago los ejercicios y vuelvo y levanto. Gracias Marylu por tu ayuda.

  3. Muy bella reflexión, no sabes como me ha ayudado, todo lo que escribes, es una lumbrera y guia para seguir y no volver a cometer los mismos errores.
    Un abrazo…

    1. No hay duda que encontré a la mejor persona que puede toparme en la vida, es una excelente persona Maestra, muchas, pero muchas gracias por todo lo que publica!

  4. gracias por ese regalo esta padre y en estos momento lo necesitaba, saber que uno esta a qui para ser feliz y tenemos un objetivo y solo nosotros lo tenemos nadie mas nos hace feliz mas que uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *