Reflexión: Los Dos Alpinistas

Reflexión los dos Alpinistas

En ocasiones nos enfocamos a todo lo malo que nos pasa en la vida y le llegamos a dar mucho importancia a lo complicado, lo difícil, a los miedos, al dolor, etc. El problema es que descuidamos todo lo que nos rodea, dale una leída a esto.

“Los Dos Alpinistas”

Hace varios años existían dos alpinistas, conocidos por haber llegado a las más grandes alturas de la tierra, un día un conocido de los dos les propuso hacer una expedición juntos, los dos aceptaron y acordaron la mejor fecha. El día marcado llegó y los dos alpinistas empezaron a subir aquella colosal montaña, se sabía que el frío en la parte más alta había cobrado la vida de muchas personas, pero ellos seguros de su experiencia y de su preparación no dudaron de llegar a la cima.

Antes de llegar a la parte más alta decidieron hacer un campamento, para subir a la amanecer, estaban relativamente a pocas horas de llegar, habían pasado muchos esfuerzos pero ya estaban a nada de llegar, esa noche decidieron descansar para poder llegar justo al amanecer hasta ese lugar.

Sentados a lado de la fogata, empezaron a comentar lo que cada quien había vivido en su vida como alpinista, el más joven de los dos empezó a mostrarle las raspaduras de su equipo, los parches de su casa de campaña, la cual le había acompañado durante muchos viajes, el desgaste de sus picos y la cantidad de reparaciones improvisadas que había hecho durante cada expedición, para él era un gusto decir todo lo que había sufrido para ser reconocido como uno de los mejores alpinistas en ese momento.

Cuando el joven le preguntó al otro alpinista sobre lo que había sufrido durante todos estos años, el señor de cabello cano le dijo que no, que él nunca había tenido problema alguno, él siempre tenía mucha suerte, ninguna vez reparó algo descompuesto en medio de la travesía, siempre tuvo suerte en no sufrir por algún daño de su tienda, nunca padeció de algún problema y en su cara se podía ver lo feliz que era al decirlo, pero él más joven en ese momento no le creyó.

Al siguiente día el sol calentaba sus cuerpos en lo más alto de la montaña, los dos habían llegado a la parte más alta, al alpinista más viejo podías ver su cara de felicidad de haber llegado, pero el más joven tenía su cuerpo muy cansado y adolorido por haber pasado toda la noche con mucho frío. Bajaron de la montaña ahora siendo amigos, se quedaron unos días en la ciudad en un hotel, el día que se despedían, llegando a sus autos el viejo tomó su casa de campaña y le dijo al más joven “Toma, te la regalo… tira esa basura que tienes de casa de campaña, la mía está muy bien aún sirve correctamente, te la regalo de corazón.”

De regreso en su casa, el más Joven extendió en su cochera la casa de campaña que le había regalado su nuevo amigo, dentro de ella venía una carta y un sobre con muchas fotos, por un momento pensó que no conocía ese lugar, que probablemente eran fotos de viajes anteriores de el viejo, pero en la carta le decía algo diferente:

“Amigo mío, sé que eres Joven y que ves la vida por ahora diferente, cuando te veo me recuerdo mucho a mi cuando yo era joven, también reparé muchas veces mi casa de campaña, reparé muchas veces mi equipo en medio de la nada… pero  ahora sé que lo más importante es no enfocarte en lo malo que te da el camino, sino en las cosas hermosas que te ofrece, estoy seguro que cada foto que te mando no sabes en qué momento la tomé, porque estabas muy entretenido viendo todo lo malo que te pasaba y las cosas que tenías que reparar para seguir. Cada foto la tomé del lado contrario donde tenías tu mirada, con esto te invito a que cuando un problema te llegue a ti voltees a tu alrededor y veas lo hermoso que es estar ahí, con ello el problema se verá infinitamente pequeño y no te quedarán ganas de platicar de lo que sufres cuando subes la montaña.”

Muchas veces nos gusta enfocarnos en lo malo y cuando lo comparamos es completamente minúsculo a todo lo bueno que la vida nos da, empieza a restarle importancia a esos sentimientos de dolor, porque no te dejará ver lo que la vida te está poniendo a lado contrario de tu mirada.

Espero que esta pequeña reflexión deje en ti las ganas de enfocarte en lo bueno que tienes en tu vida.

Te mando besos,

Marylú Flores

 

Share Button

19 comentarios en “Reflexión: Los Dos Alpinistas

  1. buenas noches marylu estoy a 20″ minutos de la media noche ,eres una persona admirable,te deseo el mejor año de tu vida ,te aprecio de verdad,gran ser humano un abrazo grande.

  2. Hola marylu.. es verdad siempre nos encerramos en nuetro mundo de adversidad pero que poco nos preocupamos de ver que la vida nos consuela de la mejor manera… como me decia mi profesor ” asomate a ver siempre tu meta”…

  3. Realmente ayer cuando todos hacen un balance de todo el año pensè como el alpinista joven.. Hoy al leer tu reflexion, me doy uenta que no esruve mirando todos los bellos momentos que pasè…
    Muchas gracias…Bendiciones para este Nuevo Año..

  4. Excelente reflexión Marylú, me motivas cada vez que te leo. Que tengas un excelente inicio de año y muchas bendiciones para este 2018. Un gran abrazo!

    1. Marilú muchas gracias q hermosa reflexión!!! Te deseo un año de inmensa felicidad y q Dios derrame salud e infinitas bendiciones para q sigas guiándonos como lo has hecho hasta hoy un fuerte abrazo y q sigan los éxitos

  5. Muchasss graciasss, amiga Marylú, bendiciones, excelente reflexión. Me estoy enfocando en lo bueno que me da la vida, gracias e igualmente FELIZ AÑO 2018 Marylú, llegas en el momento justo…tkm bendiciones.

  6. Gracias por la reflexion..siempre llegan en el momento justo.. tenia dias de ver el correo pero creo que lo lei en el momento indicado

  7. Hola MaryLu preciso ayer estaba pensando en eso me pasaron muchas cosas buenas y una mala y pensé “no voy a dejar que una sola cosa mala me dañe un día tan bonito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *